El Programa Primer Terreno para la Construcción de Vivienda Propia sigue avanzando para cumplir el sueño de muchos vecinos beneficiaron del acceso de los lotes.

Durante esta semana se firmaron seis nuevas escrituras para que, algunas familias, por ejemplo, puedan acceder a créditos hipotecarios. Otros beneficiarios, por su parte, cuentan con un avance de obra importante y se encuentran muy cerca de poder vivir en su propia casa.

Este programa municipal se puso en marcha a inicios de 2012 como una política habitacional, ya que no había opciones viables a nivel provincial ni nacional.

Comenzó con el sorteo de 98 lotes de cuatro hectáreas (primera etapa al sureste de la ciudad), continuó con los 54 lotes de “Ficorilli” (segunda etapa en barrio Norte) y se adquirieron 6 hectáreas más para una tercera etapa que contará con aproximadamente 130 lotes (barrio Norte).

“Es un sistema solidario, con lo que se cobra por los lotes se compran nuevos terrenos para asegurar la continuidad del programa, ya que siempre el municipio tiene que aportar además una suma importante para la próxima compra”, explica el intendente Norberto Gizzi, quien además destaca que “es un programa sumamente flexible, que se ha ido modificando la reglamentación para poder ensamblarlo con programas nacionales, como por ejemplo el Procrear y también con provinciales (Vivienda en Lote Propio, Canasta de Materiales, Mi Tierra Mi Casa), incluso con créditos hipotecarios de bancos públicos y privados, como el caso del Banco de la Nación Argentina”.DSC_0144