Para dar solución a la acumulación de agua en el sector oeste de la ciudad, debido a los inconvenientes en los conductos pluviales, llegó una obra fundamental que trasciende el bienestar de un barrio. Luego de lo más de 150 milímetros caídos entre el jueves 30 de marzo y el domingo 2 de abril, la obra de desagüe y canalización debajo de la ruta provincial 94 ya comenzó a funcionar correctamente debido a la eficiencia en la circulación del agua.

En ese sector, a la altura de la calle 56 bis y avenida 71, se colocaron 36 módulos premoldeados de 1,5 m de ancho por 1 m de alto cada uno para ocupar 22 metros lineales en doble hilera. Para ello, de debió cortar el tránsito en la ruta y desviar por la Av. 71, para efectuar la rotura del pavimento existente, continuando con la extracción de los escombros y la excavación hasta el nivel de fundación. Luego del hormigón de limpieza, se colocó la losa donde se encastraron los módulos premoldeados. Seguidamente, la superficie de la ruta se cubrió con suelo compactado con rap (el residuo del asfalto), y se completó el paquete estructural con la capa de hormigón. Una vez cumplido este trabajo, se habilitó el tránsito definitivamente.

La semana pasada, llegó el momento de la segunda etapa: la canalización desde la alcantarilla debajo de la ruta 94 hasta la que está ubicada en las inmediaciones del cementerio local (continuación de avenida 64), donde se instaló una doble hilera de tubos. En este sentido, resta reparar el pavimento, ya que fue necesaria la demolición del mismo para ejecutar los trabajos.

Esta semana, se estuvieron realizando obras de protección de las columnas de alta tensión ya que se agrandó la sección del canal en cuanto a lo ancho y lo profundo.

Posteriormente, se ampliará la sección del canal en toda su longitud (ruta 7S) hasta la descarga en la Laguna Grigera, la cual requiere de una modificación en todas las entubaciones atravesadas por el canal, tanto de cruces de calles como de ingresos a los campos. Esto involucra una totalidad de 135 metros lineales de tubos de chapa galvanizada de un metro de diámetro.

“Estamos muy contentos porque fue una obra que habíamos anunciado y era esperada en su mayoría por los vecinos afectados de la zona oeste de la ciudad. Teníamos serios inconvenientes con el desagüe y la circulación del agua ya que el canal lindero a la avenida 71 y la ruta 94 no daba abasto”, expresó el intendente municipal Norberto Gizzi. “Con los módulos pre moldeados y la canalización del otro lado de la ruta- explicó-, llegó la solución para el correcto funcionamiento del conducto pluvial. Con las últimas precipitaciones, la alcantarilla trabajó de muy buena manera y permitió la salida de toda la masa de agua”. Además, Gizzi destacó que ahora resta continuar con las tareas de acondicionamiento de los canales y la instalación de tubos hasta llegar al lugar donde desembocan estos desagües, para que no se vean afectados los caminos rurales, sobre todo la ruta 7S.

DSCN6815